De la renuncia del Papa Benedicto XVI

Comunicado de la Casa General de la Fraternidad San Pío X.

La Fraternidad San Pío X se enteró de la repentina noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI, que se hará efectiva la noche del 28 de febrero de 2013. Pese a las divergencias doctrinales manifestadas nuevamente con ocasión de las discusiones teológicas mantenidas entre los años 2009 y 2011, la Fraternidad San Pío X no olvida que el Santo Padre tuvo el valor de recordar que la misa tradicional nunca había sido abrogada y de suprimir los efectos de las sanciones canónicas aplicadas a sus obispos después de las consagraciones de 1988. Ella no ignora la oposición que estas decisiones suscitaron, obligando al Papa a justificarse ante los obispos del mundo entero. Le expresa su gratitud por la fortaleza y la constancia que manifestó a su respecto en medio de circunstancias tan difíciles y le asegura sus oraciones por el tiempo que él desea a partir de ahora dedicar al recogimiento.

Siguiendo a su fundador, Mons. Marcel Lefebvre, la Fraternidad San Pío X reafirma su apego a la Roma eterna, Madre y Maestra de Verdad, y a la Sede de Pedro. Reafirma su deseo de aportar su contribución, en la medida de sus medios, para resolver la grave crisis que sacude a la Iglesia. Eleva sus oraciones para que bajo la inspiración del Espíritu Santo los cardenales del próximo cónclave elijan al Papa que, según la voluntad de Dios, lleve a cabo la restauración de todas las cosas en Cristo (Ef. 1, 10).

Menzingen, 11 de febrero de 2013
En la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes